EL SENADO DE LA NACIÓN CONVIRTIÓ EN LEY EL PROYECTO DE SOLIDARIDAD SOCIAL.

senado
La Cámara de Senadores aprobó esta madrugada la ley de Solidaridad Social y Reactivación Productiva, enviada por el Ejecutivo al Congreso, con 41 votos a favor, 23 negativos y una abstención, en el debut de la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner como titular del cuerpo. Se espera que sea promulgada en las próximas horas.

El texto, que había obtenido media sanción en la Cámara baja, en la mañana del viernes, tras una maratónica sesión de poco más de 19 horas, ingresó al Senado a las 15.50, lo que motivó que el debate –convocado para las 14- se retrasara hasta pasadas las 19 a pedido de la oposición para poder analizar el texto.

El receso fue aceptado por el jefe del bloque oficialista José Mayans. Sin embargo, se acordó que previo al mismo se pondrían a consideración otros temas. Así el Senado aprobó el permiso para que el presidente Alberto Fernández viaje al exterior y –por unanimidad- el ingreso y salida de tropas extranjeras para ejercicios combinados.

Además, aprobaron por 63 votos a favor, uno en contra y una abstención, el nuevo pacto fiscal acordado con los gobernadores. El mismo suspende el acuerdo que regía desde 2017 y les permite a las provincias recaudar más impuestos en sus respectivos territorios.

También juró la senadora justicialista, Clara Vega, tras una batalla judicial por la paridad de género, en reemplazo de la radical Inés Brizuela y Doria -que asumió como intendenta de La Rioja-. La Justicia Federal de la provincia falló a favor de Vega por sobre el radical José María Rivero -primer suplente en la lista- evitando que en la Cámara alta haya así tres senadores de sexo masculino por el distrito norteño.

Además, se eligieron las autoridades que faltaban designar por Juntos Por el Cambio. Así fueron designados como vicepresidente del Senado, Martín Lousteau; como vicepresidenta segunda, la cordobesa Laura Rodríguez Machado y como nuevo prosecretario parlamentario, Juan Pedro Tunessi.

Los discursos

El debate se reinició pasadas las 19. Como ocurrió en Diputados, Juntos por el Cambio decidió no bajar al recinto hasta que el oficialismo lograra el quórum por sus propios medios. El Frente de Todos consiguió sentar a 38 legisladores y habilitar el tratamiento -con los dos tercios de los presentes- con su propia tropa y el aporte de la neuquina Lucila Crexell, el rionegrino Alberto Weretilneck y el santafesino, Carlos Reutemann. Recién ahí, la oposición bajó para dar el debate.

El primero en tomar la palabra fue el miembro informante del oficialismo, el justicialista cordobés, Carlos Caserio, quien defendió el proyecto que busca “recuperar y asegurar la sostenibilidad de la deuda pública de la República Argentina”, a través de la modificación del esquema de derechos de exportación y una serie de reformas en materia impositiva, como el impuesto del 30% al dólar turista y ahorro.

“Estamos en una situación realmente grave y por eso es esta emergencia. El objetivo es poner en movimiento una Argentina que no avanza”, comenzó.

“La visión del Gobierno es hacer un equilibrio. Ayudar a los más vulnerables subiéndoles a los que todavía pueden. Les pedimos un esfuerzo a todos los que sabemos que pueden dar más. Es el esfuerzo solidario que hace falta para poder equilibrar la macroeconomía”, insistió.

La senadora santafesina del Frente de Todos, María de los Ángeles Sacnun, consideró a la emergencia como “una institución clave para el sistema político” y recordó que así fue interpretado desde la Reforma Constitucional del 94. “Hay hambre en Argentina”, justificó.

Además, aseguró que no se trata de “ningún desguace del Parlamento” e hizo hincapié en que las facultades otorgadas al Ejecutivo podrán ser monitoreadas por la Comisión Bicameral de Trámite Legislativo.

A su turno, el senador del PRO, Esteban Bullrich, se mostró muy duro y manifestó: “Es un día triste para nuestro bloque y para la República, porque después de la asunción de Alberto Fernández me había esperanzado con el llamado al diálogo”. “Esa esperanza se diluye con este proyecto de ley ya que ignora las instituciones, hace de este Senado una herramienta inútil para la construcción de consensos”, indicó.

“No somos el Congreso del Presidente Fernández. Somos el Congreso de todos los argentinos. El hedor en esta Cámara no se va a ir luego de la aprobación, va a continuar mientras la ley continúe vigente”, señaló.

Por su parte, el senador de Juntos por el Cambio, el entrerriano, Alfredo De Angeli, rechazó “delegar facultades” propias del Congreso y se preguntó: “¿Cómo vamos a volver a nuestras provincias?”.

Además, en su rol de dirigente agropecuario, criticó la ampliación del esquema de retenciones que propone la iniciativa y anticipó su no acompañamiento al proyecto: “Las retenciones van en contra de nuestra Constitución y perjudican a las provincias. Son un derecho de exportación no coparticipable que tenemos que debatir”.

El senador por la Ciudad de Buenos Aires, Martín Lousteau, hizo su debut en la Cámara alta criticando el proyecto de emergencia. “En campaña el Presidente dijo que le iba a pagar a los jubilados con plata de los bancos. Acá se le paga a los jubilados con la plata de los jubilados que ganan un poco más”, lanzó y continuó sobre el debate: “Esto no es cerrar la grieta, no es buscar consenso ni trabajar juntos”.

About the Author

Carlos Suarez
Periodista egresado del ISET N° 18 "20 de Junio" de Rosario, S.F. en 1990. Participó del Primer Congreso Internacional de la Comunicación y el Periodismo en 1998. Colaboró con el programa LA OREJA de Radio Rivadavia conducido por Quique Pesoa en 1992. A partir del 1 de octubre de 2018 condujo VIVA LA MAÑANA por Radio Viva 104.9 de Federación, E.R. En este 2019/2020 administra y redacta en esta página Federación al Día. Prepara una radio para el 2020.-

Be the first to comment on "EL SENADO DE LA NACIÓN CONVIRTIÓ EN LEY EL PROYECTO DE SOLIDARIDAD SOCIAL."

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*