EDITORIAL DE EDUARDO ALIVERTI DESDE SU PROGRAMA DE RADIO LA RED.

Un dato, con seguridad desprovisto de interés masivo, resalta para nuestra interpretación, inclusive en esta semana tuvo o tiene un variado rebote noticioso. Hay el drama repetido, indignante, estructural de los inundados del Gran Buenos Aires, también usado como show de especulación política por los medios que ya se saben…Hoy desapareció. Desapareció. Desaparece como siempre, cuando es el momento más jodido, que es cuando baja el agua. Hay el índice de inflación de septiembre, que discriminado es más trágico todavía porque la canasta de los pobres sufre muy por encima de ese porcentual de 5,9% El acumulado inflacionario de los alimentos básicos es 326% durante la gestión del «mago con dientes» que resolvería la suba de precios «en dos patadas». Y hay los ecos del primer debate de los candidatos presidenciales…Aunque sólo se haya tratado de ratificar presunciones y convicciones salvo, casi únicamente, porque Alberto Fernández salió con los tapones de punta y no a hacer la plancha como le habían recomendado.

Entre este y otros brincos importa colar lo sucedido en Mar del Plata, en el coloquio anual de los grandes empresarios agrupados bajo la sigla IDEA. El 82% de esos ejecutivos -que no son toda la crema del poder real- contestó que la crisis es peor de lo que se esperaba. En 2017, prácticamente la misma cantidad de encuestados había respondido que en el segundo semestre de ese año la situación sería mucho mejor o moderadamente mejor. De la euforia por Macri no quedó ni el recuerdo. Dio cuenta de igual cosa la misión de Hernán Lacunza y Guido Sandleris ante la titular del Fondo Monetario, Kristalina Georgieva, quien ayer a la tarde -en Washington- los mandó de paseo cuando rogaron el último desembolso, ese de los 4.500 millones de dólares. «Será muy interesante conocer el programa del próximo gobierno» les dijo la búlgara. Un doloroso eufemismo por «estoy esperando a los Fernández».

Las grandes preguntas de la coyuntura inmediata son ¿qué podría ocurrir en el mercado entre el lunes 28 de este mes y el 10 de diciembre? Nadie lo sabe con exactitud. Nadie arriesga una respuesta firme a preguntas como ¿el gobierno saliente endurecerá el control de cambios? ¿Dejará que acontezca un eventual incendio? ¿O le será más fuerte tratar de no concluir con una imagen más espantosa aún, consciente de que podrían agravarse las condiciones judiciales de varios de sus funcionarios por las movidas financieras posteriores a las PASO? También se habla de un colchón del 15% de aumento de los productos de la canasta básica ante la perspectiva de que vaya a suceder una especie de congelamiento. Estas son las preguntas de la coyuntura inmediata. Por lo demás, está todo tan dicho que aburre agregar. El único que agrega es Macri pero para quienes no se resignan a perder capacidad de asombro. Lo cual está muy bien ¿Cómo puede ser que un presidente, candidato a renovar su período, repita en forma textual una retahíla de ¿cinco o diez? oraciones de jardín de infantes ¿Cómo es posible que cuando incorpora algo sea para confundir a Chaco con Corrientes o hablar de las mujeres que revientan las tarjetas de crédito? Las respuestas no pasan por la figura individual de un jefe de Estado con tremendas limitaciones intelectuales. Si pasa, quizás, por eso que desnudó la encuesta, los discursos y el clima del coloquio de IDEA. Esa clase dominante que no concluye nunca en ser dirigencial porque su angurria le obstruye hasta la inteligencia de que la torta se reparta -apenas- en forma más equitativa. Si encima confía, confiaba, en el liderazgo institucional de un hombre como Macri, bueno…Con esa clase que funciona como una banda de intereses corporativos deberá lidiar el gobierno inminente. Con ella, con las presiones del exterior, con las internas que podrían convertirse en fuego amigo si vacila la muñeca para conducirlas. El kirchnerismo supo trabajar esas tensiones bastante bien…Ese kirchnerismo que llegó hasta que los errores propios, el estrangulamiento externo, la excitación clasemediera en su creencia de que había lugar para aventurarse con un ricachón que no tenía necesidad de robar, todo eso, le dio paso a esta fiesta de corruptos políticamente inservibles.

Ahora, la buena noticia…Se volverá con el enriquecimiento de la experiencia, con un presidente que es un cuadro político, con una líder más abierta pero que marcará la cancha si hay desviaciones serias, con un gobernador inédito en el territorio madre de todas las batallas y con un apoyo en las urnas muy superior a lo que muestran, nuevamente, las encuestas, que habilitará a animarse servirá a volver a transgredir. Para empezar alcanza. Sólo para empezar.

Lo que se viene es tan esperanzador como muy bravo. a un lado estarán confianza y acción para valerse de una nueva chance colectiva. Pero no hay que olvidar que, nuevamente, se vota más en contra que a favor. Pero ha habido la unidad para ganar…Y habrá esa fuerza que es como el amor en sus principios. Y del otro lado las amenazas tendrán las figuras de siempre, explícitas, y los sapos diversos. Seguramente, muchas veces, dudaremos no de las intensiones pero si de la efectividad final para empezar a mejorarle la vida a tanta gente que no debe quedar afuera.

Sobre el Autor

Carlos Suarez
Periodista egresado del ISET N° 18 "20 de Junio" de Rosario, S.F. en 1990. Participó del Primer Congreso Internacional de la Comunicación y el Periodismo en 1998. Colaboró con el programa LA OREJA de Radio Rivadavia conducido por Quique Pesoa en 1992. A partir del 1 de octubre de 2018 condujo VIVA LA MAÑANA por Radio Viva 104.9 de Federación, E.R. En este 2019/2020 administra y redacta en esta página Federación al Día. Prepara una radio para el 2020.-

Sé el primero en comentar en «EDITORIAL DE EDUARDO ALIVERTI DESDE SU PROGRAMA DE RADIO LA RED.»

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*