CÓMO ES LA FÁBRICA QUE AMAZON PLANTARÁ EN BAHÍA BLANCA.

«Sin Amazon, la mayor parte de internet desaparecería», eso dicen muchos. Por eso no hay que relativizar la importancia de su llegada a la Argentina, quedando por delante de Chile. 

Tal como menciona la nota de El Cronista, el «Proyecto Tango» está cerca de develarse y significará la inversión de -por lo menos- US$ 800 millones por parte de la firma Amazon Web Services, la rama dedicada al cloud computing del gigante del e-commerce que en 2018 le dio a Jeff Bezos la mayor parte de sus ingresos operativos: creció 47% mientras que la plataforma de comercio electrónico lo hizo en el orden del 31%.

«De confirmarse finalmente la instalación del data Center de AWS en Argentina sería una gran noticia», comenta Ariel Graizer, presidente de la Cámara Argentina de Internet-CABASE«Desde ya por la inversión que implica, en un contexto en el que no sobran, pero también porque va a generar la localización de muchos mas contenidos en el país y por ende una menor latencia en el acceso a esos contenidos que AWS tiene hoy hosteados en Brasil o Estados Unidos.»

Pero, ¿que es Amazon Web Services? Se trata de un conjunto de servicios de computación en la nube. Hablando en criollo, son servidores distribuidos en distintos lugares del mundo que están interconectados entre ellos y con el resto de internet.

A este servicio lo utilizan todo tipo de empresas en el mundo -bancos, telcos, retail, etc.- y compite como Microsoft Azure y Google Cloud Plataforms, entre otros, aunque se la considera pionera en el sector.

La idea para armar este servicio nació en el año 2000, según recordó oportunamente el CEO de AWS, Andy Jassy. En aquellos momentos, a principios de este siglo, Amazon se enfrentaba a problemas de escala habituales para compañías de e-commerce por lo que tenía que desarrollar sistemas internos sólidos para sostener su crecimiento y eso les dio lo que luego sería AWS.

Amazon tenía la idea de lanzar un nuevo servicio de e-commerce, llamado Merchant.com, para que retailers como Target o Marks & Spencer crearan su propia plataforma con Amazon como motor. Esto resultó más difícil de lo que se esperaba porque no se planeó de manera acorde. 

Terminaron creando un entorno que era capaz de funcionar como una plataforma de desarrollo centralizada que sea útil para terceros. El desarrollo de Merchant fue ralentizado y la construcción de herramientas se comenzó a organizar. Como dice Jassy, como quien no quiere la cosa, se convirtieron en una compañía de servicios.

Pero esto trajo nuevos problemas: todos los ingenieros de software estaban trabajando en sus propios proyectos individuales sin pensar en la reutilización. Por esto, y el gran crecimiento interno, comenzaron a construir un conjunto de servicios de infraestructura comunes al que todos pudiera acceder sin necesidad de desarrollarlo de cero en cada oportunidad. 

Ya en 2003, en una reunión en la casa de Jeff Bezos, se dieron cuenta de que el nuevo sistema era excelente para correr servicios de infraestructura como software, almacenamiento y bases de datos. Fue ahí cuando, de manera algo caótica, se dieron cuenta que tenían un negocio adicional adentro de AWS: darle servicios a terceros para que, de esta manera, su infraestructura se convirtiera en una suerte de «sistema operativo de internet».

Esto no significa que tuvieran todo claro entonces. «No creo que ninguno de nosotros tuviera la audacia de predecirlo y de que crecería tanto y tan rápido como lo ha hecho», expresó Jassy. 

Recién comenzaron a comercializar el servicio en agosto de 2006 y lo llamaron Amazon Elastic Compute Cloud. En el nombre se esconde el «arma secreta» que descubrió AWS: la posibilidad de escalar los servicios de nube de acuerdo a las necesidades de los usuarios. Para visualizarlo de manera sencilla se puede recurrir a una explicación bien simplificada: una empresa de e-commerce como Mercado Libre, que trabaja con AWS, tiene una X necesidad de servicios de computación en la nube la mayor parte de días del año pero esto se multiplica cuando llegan las fechas de descuentos como Hot Sale Ciber Friday. En estos momentos, AWS comienza a brindarle más espacio de manera automática de acuerdo al plan que tiene contratado Mercado Libre. 

Al momento, los 69 data center de AWS -que ellos llaman «zona de disponibilidad»- están ubicados en 22 lugares diferentes dispersos por todo el globo. Amazon confirmó en este último tiempo construir nuevos data center en Ciudad del Cabo (Sudáfrica), Yakarta (Indonesia) y Milán (Italia).

«Siempre es positivo que estas grandes tecnológicas líderes a escala global miren a la Argentina para instalarse. Suma al ecosistema y le sube la vara a las empresas locales para mejorar», puntualiza Pablo Gigy secretario del  Córdoba Technology Cluster (CTC), una organización asociativa que representa a más de 300 compañías tecnológicas de la provincia mediterránea,

«Por otro lado, la posibilidad de tener un data center de Amazon de manera local va a mejorar la accesivbilidad al servicio para todas las empresas en el país mas allá de las tecnológicas.»

Para Guillermo Calabrese, director de Tecnología de Red Link, implica, «en caso de que sea cierto, una mayor cercanía de uno de los líderes tecnológicos mundiales» y además genera «un compromiso con el país». AWS, en tanto, puede aprovechar «cuestiones de la ley de economía del conocimiento y algunos costos en pesos».

INFORME: Infotechnology.-

Sobre el Autor

Carlos Suarez
Periodista egresado del ISET N° 18 "20 de Junio" de Rosario, S.F. en 1990. Participó del Primer Congreso Internacional de la Comunicación y el Periodismo en 1998. Colaboró con el programa LA OREJA de Radio Rivadavia conducido por Quique Pesoa en 1992. A partir del 1 de octubre de 2018 conduce VIVA LA MAÑANA por Radio Viva 104.9 de Federación, E.R.

Sé el primero en comentar en «CÓMO ES LA FÁBRICA QUE AMAZON PLANTARÁ EN BAHÍA BLANCA.»

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*