LA LLAMADA «CAUSA MELINA» SIGUE IMPUNE.

A dos años y medio del femicidio de Melina Romero, 17 años, la fiscal de la causa María Fernanda Billone desistió de mandar a juicio a las personas acusadas. La madre de Melina venía señalando las falencias en la investigación apenas se apagaron los flashes televisivos. Una testigo falsa, falta de investigación y una causa que va camino a la impunidad.

Melina desapareció el día que cumplía 17 años, 23 de agosto del 2014, cuando salió a festejarlo al boliche Chankanab de San Martín (provincia de Buenos Aires) y finalmente, un mes después, fue encontrada muerta, abusada y golpeada, adentro de una bolsa de residuos.

Si bien la desaparición de Melina Romero motivó horas de bombardeo televisivo, una vez apagados los flashes la investigación sobre su muerte se pinchó. Los dos sospechosos fueron presos en octubre del 2014 pero ya en diciembre quedaron libres por falta de mérito. Y empezaron las dudas sobre los peritajes hechos, los que faltaban hacer y lo que nunca se hizo. “Me están tomando el pelo”, dijo en la revista, sitio digital y agencia de noticias MU, Ana sobre jueces y fiscales.

La teoría de los nadies se extiende a aquellas casos en que los afectados son los que menos tienen: sus causas llamativamente se congelan en los tribunales y, salvo excepciones, el tiempo pasa sin novedades. La otra característica de estas causas es que se empieza a sembrar dudas sobre lo que parecía concreto: “La nota de muerte de la morgue data del 25 de agosto del 2014”, dice Ana María, cuando el cuerpo de Melina fue encontrado, supuestamente, un mes después de esa fecha. Y otra: “La bolsa de residuos en la que estaba metido el cuerpo parecía nueva, no como si hubiese estado un mes ahí”.

Las dudas se transformaron en planteos de la defensa representada por Marcelo Biondi, el abogado de la familia, pero la causa se mantenía aún en el plano de la investigación. Mientras tanto, Ana María se mete adentro de la bolsa: “Cuando la vi no tenía rostro: estaba desfigurada y en estado de putrefacción. No tenía cara”.

Ana relata sin asco lo que quiere compartir para dejar de cargar ella sola con la imagen, y graficar sin hipocresía lo que significa decir Ni una menos. “No tenía vestimenta: tenía sus zapatillas y una medalla que yo le regalé”, sigue. “Murió por traumatismo de cráneo causado, se ve, con un elemento contundente, más las trompadas de hombres. Pero cuando la tiraron estaba viva, porque tenía una bolsa de supermercado en la cabeza. Tenía mordedura de roedores”. La autopsia lo confirma: Melina murió por “sofocamiento” cerca de la fecha en que desapareció.

La investigación imposible

¿Qué se estaba investigando? “Los hisopados que hicieron se perdieron todos. No entregaron el perito toxicológico”, cuenta Ana. Los argumentos de la fiscalía son que las muestras tomadas del cuerpo no sirvieron “por la impureza de los reactivos”. La familia sospecha que no hubo meticulosidad en la realización de la técnica.

Ahora, el argumento de la fiscal Belloni es que la única testigo de la causa, conocida como Melody, se comprobó que mentía. Considerado como falso su testimonio, la causa se quedó sin pruebas para enviar a juicio a los acusados.

Según la investigación policial los tres sospechosos eran conocidos de Melina, y también de su madre: “Lo que más me cuesta creer es que estuvieron acá, en mi casa, tomando mate”, nos dijo en esta entrevista.

FOTO: Fiscal María Fernanda Billone

IMAGEN: Melina Romero. (Foto a color. www.lavaca.org)

Sobre el Autor

Carlos Suarez
Periodista egresado del ISET N° 18 "20 de Junio" de Rosario, S.F. en 1990. Participó del Primer Congreso Internacional de la Comunicación y el Periodismo en 1998. Colaboró con el programa LA OREJA de Radio Rivadavia conducido por Quique Pesoa en 1992. A partir del 1 de octubre de 2018 conduce VIVA LA MAÑANA por Radio Viva 104.9 de Federación, E.R.

Sé el primero en comentar en «LA LLAMADA «CAUSA MELINA» SIGUE IMPUNE.»

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*