UN PRESIDENTE IRRESPONSABLE.

El Presidente Mauricio Macri califica de irresponsable las sentencias judiciales que protegen a las Escuelas Rurales de las fumigaciones aéreas y terrestres.
Los fallos de los Señores Jueces, intentan, en un marco jurídico fundado e impecable, poner límites al modelo de uso de agroquímicos frente a la prioritaria protección de los niños estudiantes y los docentes en todo el escenario rural de la Provincia. Es una lección de ejercicio renovado y dinámico de los derechos humanos y de los derechos básicos de la niñez. No aceptar la potencialidad, o los riesgos que implican habitar un ámbito territorial educativo envenenado, peligroso, aplicando con notable claridad los principios de prevención y precaución, precisamente cargan de responsabilidad y seriedad, las sentencias ahora descalificadas gravemente por la máxima autoridad ejecutiva del País. Son fallos ejemplares para el Cono Sur y el mundo todo. Para el Presidente son irresponsables porque debilita el negocio de amigos y Ministros, de candidatos y tesoros. Existe una contradicción fundamental entre negocio y el futuro del país, sus hijos, hijos del campo, de unos y otros, anónimos, que no conforman las cuentas de los PBI y sí de los índices de pobreza y exclución. La irresponsabilidad esta jugando un juego patético donde debería no existir.
La irresponsabilidad es la irresponsabilidad de quién lo dice, dónde lo dice y en que contexto lo expone.
Es irresponsable el Presidente porque es el Presidente. No es la primera vez que sus opiniones intentan debilitar el ejercicio independiente del poder judicial. Pone una presión dolorosa, absurda, poco necesaria para los intereses generales de nuestros pueblos. Pero es Macri, y entonces nada mas podemos expresar, solo que resulta ser su calificación precisamente lo irresponsable.
Pero además lo dice en un Municipio que es ejemplo de construcción de una transición democrática hacia otros modelos de producción, bien en plural y mas que amigable con el entorno y la salud de su pueblo y ecosistemas. No es un lugar menor, es ni mas ni menos que Gualeguaychú, un símbolo de la defensa de los reinos de vida y una comunidad que no se rinde, que desde el diálogo con la institucionalidad política a escala humana va dando pasos no menores y mas allá de cualquier color partidario que lidere su ejido, se van produciendo procesos públicos, sociales e incluso privados, mas que reformistas y hacia la agroecología. Pero el Presidente apuesta al proyecto de la Ley de Semillas de Monsanto-Bayer y hace su afirmación en el punto central de lo que es un ejemplo para el conjunto de la Provincia y el país, en varios escenarios de resistencia ecológica y por lo tanto política y social.
Y lo hace en plena campaña electoral. Una golpe bajo a una lucha noble. El gremio docente de la provincia y una organización ecologista ejemplar por su valentía y convicciones, lleva adelante dos procesos judiciales con extrema responsabilidad. Y ahora hasta el Presidente califica y juzga a la propia justicia con liviandad y poca vergüenza lo que asombra y preocupa.
Quizás queda mas claro ahora que el objetivo es empujar con todas las fuerzas disponibles el proyecto de Ley de Semillas, la famosa y tan postergada Ley que olvida la historia de esta provincia, de nuestros pueblos indígenas, de nuestros inmigrantes, de nuestros abuelos y abuelas que se sentían honrados de intercambiar solidariamente sus semillas como prenda de amor y fraternidad con sus vecinos de otros lugares del mundo aquí recibidos y bienvenidos, como lo decía Raúl Alfonsín contundentemente, inapelablemente al recitar el Preámbulo de nuestra Constitución.
Pero Macri no es Alfonsín. Son las antípodas. El proyecto de Ley de Semillas, de los Agroquímicos más que tóxicos, es el proyecto de las corporaciones del Agronegocio sin límites y sin ética para la transición hacia sociedades sustentables.
La agricultura familiar y la agroecología resistirán a este Presidente coherente. El que habla hoy es Macri descarnadamente. Esto justifica amplia y honorablemente la resistencia de ese pueblo ejemplar, es la resistencia de la historia y otros futuros posibles. De eso se trata.
Esta claro quién es el irresponsable. Nosotros, muchos, somos responsables de seguir acompañando los intereses públicos y de nuestros bienes comunes, los que defendieron y defiendes aún, los Artigas, los Uranga, los que no lucharon contra el pueblo hermano del Paraguay, como los muchos pequeños campesinos y productores, como medianos, que resisten a los fideicomisos de la soja y otras yerbas. Nosotros somos de la República de Artigas, no somos representantes ni empleados de la República de la Soja y menos de las “Repúblicas” de los Paraísos Fiscales.
AUTOR- Jorge Daneri -(*) Abogado especializado en Derecho Ambiental. Precandidato a senador por el Departamento Paraná por el Partido Socialista Lista 50 B.

About the Author

Carlos Suarez
Periodista egresado del ISET N° 18 "20 de Junio" de Rosario, S.F. en 1990. Participó del Primer Congreso Internacional de la Comunicación y el Periodismo en 1998. Colaboró con el programa LA OREJA de Radio Rivadavia conducido por Quique Pesoa en 1992. A partir del 1 de octubre de 2018 conduce VIVA LA MAÑANA por Radio Viva 104.9 de Federación, E.R.

Be the first to comment on "UN PRESIDENTE IRRESPONSABLE."

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*